Celebraciones provinciales

Emotiva apertura de la Fiesta Provincial de la Vendimia

Con una ceremonia que incluyó un homenaje a los bodegueros que son parte de la historia de la actividad en la región, la participación del ballet municipal y la bendición de los frutos, comenzó ayer una nueva edición de la fiesta en Villa Regina.

El acto contó con la presencia del gobernador, Aberto Weretilneck, y tuvo lugar en la sede del Consorcio de Regantes, antiguo lugar donde funcionaba la Oficina de Riego que fue declarada monumento histórico por la Legislatura Provincial. 

La Fiesta, que rinde homenaje a la actividad de los bodegueros y el cultivo de la vid, se extenderá hasta el domingo y cuenta con el apoyo financiero de la Unidad de Enlace Provincial con el CFI, dependiente de Secretaría General, y es impulsada por la Municipalidad de Villa Regina.

La celebración invita a visitar el patio eno-gastronómico que ofrecerá una exposición y degustación de vinos elaborados en Río Negro. Cada noche habrá espectáculos musicales de distintos estilos en el Anfiteatro Municipal Cono Randazzo, en el cual los shows centrales estarán a cargo de Los Pericos el sábado y Ráfaga el domingo.

Hoy por la noche se realizará la elección del embajador o embajadora de la Fiesta, y el domingo se llevará a cabo el típico “Concurso del Racimo” en el que los presentes intentarán adivinar el peso de un racimo de uvas.

Participaron el intendente de Villa Regina, José Rayó; los ministros de Agricultura, Alberto Diomedi; de Gobierno, Luis Di Giácomo; el secretario general de la Gobernación, Nelson Cides; el secretario de Fruticultura, Carlos Banacloy; el presidente del Consorcio de Riego, Diego Barenghi; los legisladores Silvia Morales, Oscar Díaz y Elvis Cides y funcionarios provinciales y municipales.

La cuestión de la identidad

La identidad y la situación de la viticultura fueron dos ejes que tuvieron presente los oradores al momento del discurso. El intendente Rayó destacó que la actividad “forma parte de nuestra identidad; es el sello de Villa Regina” y eligió una forma bíblica para referirse al impacto del vino en la cultura occidental de los últimos 2.000 años.

Por su parte, el bodeguero Norberto Ghirardelli – hablando en representación de la actividad -, destacó los cambios que tuvo la actividad en los últimos 50 años: “Antes nos fijábamos más en la cantidad, hoy en la calidad”, dijo. Y en ese sentido, destacó la calidad de la producción rionegrina que logra exportar el 15 % de su producción con los valores FOB más altos del país.

También apeló a “la identidad de los rionegrinos” con la actividad “ya que el total de nuestra producción representa solo el 50 % de lo que se consume en la provincia y si hubiera una mayor elección de productos regionales se mejoraría en mucho la rentabilidad de la industria”.

Por su parte, el secretario de Fruticultura Carlos Banacloy, recordó su paso por la dirección de Viticultura y que en su momento compartió con el gobernador Weretilneck una caracterización del sector: “Se trata de una actividad que tiene una historia detrás pero que necesita apoyo para dar el salto de calidad”.

También indicó que toda la industria regional, tanto en la fruticultura como la vitivinicultura, “tenemos que dar una vuelta y pensar también en las características del consumidor para analizar los cambios que debemos darle a nuestra actividad”. Sobre el cierre, anunció la recomposición del Fondo para la Vitivinicultura, enfocado en esta oportunidad a la fertilización de viñedos para mejorar sus rendimientos.