Se convocó a los sindicatos para avanzar en reformas del sector frutícola

“Esta fue una de las mejores reuniones que hemos tenido”, fue el resumen que hizo el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca de Río Negro (MAGyP), Alberto Diomedi, luego de la reunión que se realizó en la Cámara de Comercio de Villa Regina entre varios actores de la actividad frutícola, entre ellos representantes de los 3 gremios vinculados a la actividad: rurales, trabajadores del empaque y del hielo.

Junto al Ministro arribó el Secretario de Trabajo, Lucas Pica, mientras que en el auditorio -además de los dirigentes sindicales- se ubicaron productores, empresarios, y miembros de entidades intermedias. A la hora del intercambio, el moderador fue el presidente de la Cámara de Comercio, Franco Susca.

Una vez más se hizo un repaso de las estadísticas, y se arribó a varias conclusiones, entre ellas que la actividad se achica año a año, pero que aún es tiempo de revertir el proceso y recuperar 2 millones de jornales al año.

Por lo pronto, se anunció que está por emitirse un manual o guía para que los productores puedan armar nuevos planes de negocio, y para que puedan trabajar asociados. “Asociativismo no es lo mismo que cooperativismo”, advirtieron los técnicos de la Secretaría de Fruticultura que están redactando el documento.

“Lo de hoy fue un gran paso adelante”, puntualizó Diomedi, luego de escuchar como propuesta de los sectores darle más transparencia al negocio frutícola, revisar convenios laborales y atemperar el impacto de los impuestos. “O salimos todos, o esto se cae”, dijo el Ministro para marcar la disyuntiva del momento.

Como para aclarar cualquier mal entendido, Alfredo Palmieri (uno de los autores del nuevo plan frutícola), indicó que la meta es fortalecer y acompañar a los productores “porque tienen que participar del negocio frutícola”. Y recordó la premisa de que a cada chacarero le llegue -al menos- el 50% del valor de exportación de cada caja de fruta.

Pero hoy, los números son más que desalentadores, porque en promedio una caja de fruta cuesta 4 dólares más que la ofrecida por nuestros competidores, y como consecuencia de ello, Chile ya predomina en dos mercados que eran hace 10 años grandes compradores de fruta Argentina: Rusia y Brasil. El 76% de las manzanas que compraba en el país carioca hace 10 años eran de Argentina. Hoy son el 14% y Chile se quedó con el 55% de ese mercado.

Desde lo laboral, se habló de eficiencia y ausentismo. En referencia al último aspecto, se señaló que existe un 20% de inasistencias diarias. El foco se puso en la ART y el Secretario Pica propuso pedir la intervención del órgano nacional que regula a las ARTs, con el fin de monitoriear su hay exceso. Incluso un referente sindical de los rurales, coincidió que es excesivo que un chacarero que tiene una masa salarial de 1 millón de pesos, la ART se quede con 200 mil pesos.

Pica entonces propuso como herramienta para unificar criterios una mesa tripartita de obreros, empleadores y gobierno, para avanzar en las reformas a proponer para que en el aspecto laboral la fruticultura se adapte a las nuevas exigencias de los mercados.  “Debe existir la solidaridad entre partes, y siempre que hay diálogo, hay chances de mejorar”, sostuvo el titular del área de trabajo.

Se habló del achicamiento de la actividad y también de las perspectivas. “Necesitamos exportar 1 millón de toneladas”, aclaró Zubeldía cuando explicó cuál es el volumen de tierras en producción y de cosecha para que ningún chacarero de caiga del sistema.

Se planteó un horizonte de 43.000 hectáreas en producción, con un rendimiento de 45.000 kilos la hectárea. Lo que da un volumen anual de 2 millones de toneladas. Mercado interno, con un consumo promedio per cápita de 8 kilos al año, podría absorber 350.000 toneladas. Y un máximo de 500.000 si el consumo se va a 12 kilos años. Más lo que se deriva a industria, queda un saldo de 1 millón de toneladas. “La otra opción es concentrarnos en mercado interno, y en ese caso con 17.000 hectáreas alcanzaría”, dijeron los técnicos.

Las más de 40 personas presentes acordaron,  volver a reunirse en 10 días, con propuestas a trabajar y perfeccionar, porque “todo depende de nuestra decisión y esfuerzo, porque hoy en el mundo, Argentina no tiene peso en el mercado de la fruta. A nadie le va a preocupar como nos vaya”.